“Quizá no tengáis tiempo para rezar y meditar, pero cada día os veis obligados a consagrar al menos una hora para alimentaros. Entonces, ¿por qué no aprovechar este tiempo de las comidas para libraros de las preocupaciones y de la agitación del ambiente? Éste es el momento de acordaros de que también tenéis un alma […]

melalui los alimentos, carta de amor divino.. — Todo llega, todo pasa y todo cambia

Iklan